Archivo de la categoría: Euskadi

La ruta del Flysch: Deba, Zumaia y Getaria

Estándar

marina berri algorriUn año ha pasado desde el primer post de este blog. Un año desde aquella mañana de julio en el que somnolientos, pero expectantes, partimos de Bilbao a Delhi. Estamos en la terraza del Bar Algorri, txakoli y pintxito en mano, esperando a que un barco nos recoja para recorrer la Ruta del Flysch, de Zumaia a Deba y vuelta.

flyschLa Ruta del Flysch se enmarca dentro del Geoparque de la Costa Vasca, un importante patrimonio geológico, paisajístico y cultural, que nos brinda un auténtico viaje de descubrimiento en un apasionante recorrido por el tiempo geológico y por nuestra historia. Se trata de nada más y nada menos que de un muestrario de 60 millones de años de historia.

Flysch MendataDurante el cretácico, poderosos movimientos de tierra llegaron a poner en vertical estratos rocosos originalmente horizontales formando acantilados y poniendo a la vista huellas fósiles de ammonites y una larga variedad de invertebrados.

Aunque nosotros hemos optado por hacer la ruta en barco pueden hacerla también a pie. Son 16Km sin muchas cuestas. Hay trenes que unen estos dos pueblos, tanto entre si, así como con San Sebastián y Bilbao. No pasen de largo la Ermitas de Santa Catalina en Deba y la de San Telmo en Zumaia. Son dos lugares preciosos llenos de magia. En el camino deténganse a observar el vacío en el acantilado de Mendata o dense un baño en la playa de Sakoneta para refrescar los sudores y el polvo de la senda.

zumaia_san_telmo_itzurun-copiaEs difícil encontrar reclamos turísticos de esta envergadura. Pero aun así, no pasen por alto las dos hermosas villas entre las que se encuentra este tesoro: Deba y Zumaia.

La Playa de Itzurun en Zumaia es una de las más bellas del Cantábrico. Paseen por las marismas cerca de la Playa de Santiago. Visiten su empinado casco urbano con sabor a pescadores, sus calles llenas de vida, la Iglesia de San Pedro con aspecto de fortaleza y el Castillo de Foronda con la Ikurriña siempre ondeante.

¡Como curiosidad decir que en 1982, en Zumaia, se planificó y se propuso un circuito de Formula 1! Para que luego digan de los de Bilbao… Al final el proyecto no prosperó y acabaron por construir en ese terreno un polígono industrial.

debaDeba es una villa que a causa de su encanto ha sido históricamente visitada por la gente de pueblos circundantes además de veraneantes de Bilbao o Madrid. Familias que durante generaciones han visitado el pueblo y que forman, y siempre formaron, parte de él y su historia. Paseen por sus largos e impresionantes paseos: La Alameda, el de la playa, la ría, el espigón,  las marismas de Casa Campo… Querrán volver. Para no desfallecer con tanto pasear avituállense en los establecimientos hosteleros del lugar. Un pintxito en el Itxas Gain o en el Salburdi, bebida en la Maxi… hay tanto donde elegir…  El casco urbano, así como gran parte de pueblo es peatonal.

Cabe destacar la Iglesia parroquial de Santa María, del siglo XV y declarada monumento nacional. Destaca su imponente portada policromada y su espectacular claustro, escenario habitual de numerosos reportajes de boda.

EkainEn el municipio de Deba, aunque lejos del casco urbano, reside uno de los mayores puntos de interés: las Cueva de Ekain. Uno de los principales santuarios prehistóricos europeos junto a Lascaux, Niaux y Altamira. Considerado uno de los conjuntos de caballos más bellos de todo el arte franco-cantábrico. En la actualidad está cerrado al público para la conservación de las pinturas pero podrán visitar su réplica muy cerca de la cueva original en el Valle de Sastarrain. También digna de mención es la cueva de Praileaitz I, cerca de la cantera de Sasiola. Un santuario paleolítico en el que hace 15500 años ejerció su actividad un chamán. Ha sido noticia de informativos y motivo de manifestaciones, no solo por el incalculable valor que la cueva de Praileaitz I entraña sino por la lucha popular contra la empresa gestora de la cantera para la protección de este patrimonio.

MitchLlega el barco. ¡Es el mítico Mitch! Lo conocí una noche de agosto en el que este barco nos llevó del puerto de Orio al centro de la bahía Donostiarra para ver los afamados fuegos artificiales de la Semana Grande.

Salimos del puerto deportivo de Zumaia tranquilos. Nadie sospechaba lo que había de acontecer en breve. Mitch navega tranquilo y decidido hacia la desembocadura del Río Urola. Fue poco después, a la altura de la Playa de Santiago cuando el barco empezó a bailar el cha cha cha.

Fuertes olas comenzaron a acometer la proa de la embarcación, pero Mitch cortaba las olas resolutivo. Lobo de mar haciendo honor a su nombre, Mitch Buchannon (leyenda del socorrismo Californiano), este veterano del Cantábrico no parecía inquietarse. Su afilada proa cortaba la ola y el agua caía a ambos lados de la embarcación. Todos apelotonados en la mitad de la cubierta. El barco se mueve cada vez más. El guía que se dispone a explicar la formación geológica del flysch se agarra con fuerza al barco para no perder el equilibrio, su mochila Playa-de-Malcorbe-Guetariacae y sus libros se desperdigan por la cubierta.  Muchos de los pasajeros no pueden contener gritos de aprensión cada vez que el mar embiste a la embarcación.  Pero lo peor está aún por llegar.

Mitch deja de encarar las olas del mar con la proa para recorrer la costa en perpendicular y llevarnos en dirección a Deba. Las olas empezaron a golpear por estribor. Mitch se bambolea hasta llegar a dar la sensación de que va a volcar. Los gritos de aprensión se convirtieron en gritos de miedo. El patrón, después de una de las más fuertes embestidas, saca la cabeza de su cabina para preguntar si estábamos todos. Estábamos todos, empapados pero todos. Al poco nos comunicaron que se cancelaba la excursión y que nos devolverían el dinero. El parte meteorológico getariaera muy bueno pero el Cantábrico es impredecible.

Recorrer el Flysch es una gran experiencia, pero esta con la embarcación también, y además gratis, ya volveremos a Flysch. Dicho sea de paso, yo ya lo conocía de antes.

Cogemos el coche y aparcamos en Getaria. Este municipio marinero es particularmente conocido por ser el lugar natal de Juan Sebastián Elcano, el primer hombre que dio la mayflowervuelta al mundo. Aunque no es el único hijo predilecto del lugar. El prestigioso diseñador de moda Cristóbal Balenciaga, considerado uno de los más importantes creadores de la alta costura, es también getariarra, aunque desempeñó su trabajo principalmente en Paris.

Después de comer opíparamente recorrimos las empinadas y encantadoras calles del espectacular pueblo que supura mar por sus cuatro costados para acabar en el Museo Balenciaga. No esperaba que fuera tan grande y moderno. Si os gusta la moda Museo Balenciagadisfrutareis como enanos. Al salir, después de caminar por paseo que recorre la costa entre Getaria y Zarauzt (cenit del surf cántabro), y ver la puesta de sol, nos fuimos al Restaurante Mayflower. De noche, en una terraza, con las luces del puerto entremezclándose con las estrellas, comimos un rodaballo a la parrilla imposible de olvidar.