Un veraneante perdido en pleno Imperio Romano.

Estándar

DÍA 5:

Salimos del hotel. Hoy empieza la trifulca autobusera de rigor incluso antes de montar en el autobús. Cuando consigo relajarme en mi asiento me doy cuenta de que tengo al mutrikuarra chachas mirándome fijamente desde el asiento delantero.  “Qué casualidad” me dice con una leve sonrisa. “Pues si pues si” le respondo “a ver si nos aguanta el tiempo que tiene pinta de llover” añado. “Si, tiene mala pinta” contesta. Sonrío, sonríe, y me refugio en mi e-book.

Necropolis HierapolisLlegamos a la ciudad clásica de Hierapolis. Declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1998. Fundada hacia el 190 a.C. por Eumenes II, rey de Pérgamo, Hierápolis fue un centro terapéutico que prosperó mucho bajo el mandato romano e incluso más bajo el bizantino, cuando se desarrolló una nutrida comunidad judía y una congregación de cristianos primitivos. Por desgracia una serie de seísmos afectaron a la ciudad, que fue finalmente abandonada en 1334 tras un terremoto especialmente desastroso.

Hierapolis necropolisCerca del museo arqueológico están las ruinas de una iglesia bizantina y los cimientos de un templo dedicado a Apolo. El Templo de Apolo contaba con un oráculo atendido por sacerdotes eunucos. Su fuente de inspiración era un manantial contiguo llamado Plutonium dedicado a Plutón (Dios de los infiernos). El manantial aun desprende vapores tóxicos. La gente de la época pensaba que este manantial estaba en contacto directo con el Hades.

Empezamos a descubrir la ciudad desde la necrópolis. Es inmensa y abarca varios kilómetros. Al tratarse de un centro terapéutico muchos enfermos venían a Hierapolis a intentar evitar lo inevitable, la muerte. Por eso esta ciudad que llego a albergar hasta 100000 habitantes, tenía una necrópolis mayor de la que le debiera corresponder, inmensa. Se conserva en muy buen estado porque el material usado es piedra. Ocurre lo contrario con las viviendas de las que no queda ni rastro debido a que eran construidas mayoritariamente con madera.

Siempre hubo clases, no hay más que ver las tumbas, panteones… muchos ornamentados con la cara de Medusa tallada para ahuyentar a malos espíritus o ladrones.

Llegamos al centro de la ciudad. Destacan el teatro romano con un aforo de más de 12000 espectadores y los baños romanos.

castillo de algodonCotton castleFinalmente llegamos al Castillo de Algondón, patrimonio de la UNESCO desde 1988.  Se extiende en las laderas un paisaje blanco, constituido por pozos, como si de arrozales de marfil se tratase. El cielo se refleja en el agua. De la tierra surgen riachuelos de agua caliente.  Nos descalzamos, y ponemos nuestros castigados pies a remojo mientras contemplamos el espectáculo.

Al parecer, además de algún material radioactivo el agua contiene grandes cantidades de bicarbonatos y calcio. A consecuencia de ello produce gruesas capas de piedra caliza y travertino que han blanqueado todo la montaña.

Artemisa TempleDe camino a Éfeso paramos en el Templo de Artemisa. Éfeso debe todo su esplendor a este templo. Miles de peregrinos venían a rendir homenaje Artemisa, diosa de la fertilidad. Fue en sus tiempos el templo más grande del mundo eclipsando incluso al Partenón de Atenas. Se considera una de las siete maravillas del mundo antiguo. Los jonios llegaron a la zona en el siglo X a.C. Pero no eran los primeros habitantes de la zona. Siglos antes los léleges se habían establecido, tribu que rendían homenaje a la diosa de la fertilidad Cibeles. Los jonios se integraron con las tribus locales e incorporando sus creencias dieron lugar a la Diosa Artemisa. El templo fue destruido por un incendio en el 356 a.C. Hoy en día solo una de sus 127 columnas, coronada por el nido de una cigüeña, queda en pie.  El lugar, recordatorio del carácter transitorio de los logros humanos, desprende una energía emocionante.

Efeso LibraryLlegamos a Éfeso, la ciudad clásica mejor conservada de toda Europa. Llegó a tener 250000 habitantes. Tras casi 150 años de excavaciones un 18% de lo que fue se ha desenterrado.  La fundación de la Éfeso griega (helena) es en el siglo XI a.C. pero se cree que siglos antes en ese mismo lugar ya había una ciudad hitita llamada Apasa o Abasa.  El conocido filósofo Heraclito era oriundo del lugar. Por la ciudad pasaron frigios, jonios, atenienses, macedonios…  Toda una amalgama de tribus y reinos pertenecientes al mundo heleno. El imperio griego y el romano no eran tan compactos, unitarios o homogéneos como ahora. Se constituían de numerosos grupos como los anteriormente mencionados con sus propios dirigentes. Pero todos ellos formaban parte de la cultura clásica. Una forma de funcionar y de entender la vida y el arte. Posteriormente llegaron los persas o los godos que pertenecían a otro mundo, a otra era.

Servicios publicos EfesoSeñales publicas efesoPasear por Éfeso es retroceder en el tiempo. Con el adoquinado de las calles y todo intacto. Tenían una biblioteca impresionante, y baños públicos donde se sentaban uno al lado del otro y pasaban el tiempo hablando de política, deportes o chismorreos mientras aliviaban sus necesidades. Tenían alcantarillado, el ágora (versión antigua del twitter), el pritaneo (ayuntamiento). Inscripciones talladas en el mármol del suelo orientaban a los recién llegados hacia los lugares de interés, especialmente burdeles. Estas señalizaciones públicas aún se conservan.  Se detallaba incluso el precio del servicio y los servicios que las prostitutas ofrecían.

En el año 300 los terremotos hirieron de muerte a esta ciudad.

turquia,efeso ,teatro romanoEmpezó a caer un chaparrón terrible. Nuestro grupo se quedo solo en la Éfeso. Fue cuando estando yo concentrado en sacar buenas fotos sin mojar la cámara,  vigilando por donde andaba mi mujer, y, al mismo tiempo tratando de escuchar las explicaciones de Pertev cuando el veraneante me dijo: “Voy al autobús que me estoy empapando”. “Vale vale” respondí sin prestarle mucha atención. Cuál fue mi sorpresa cuando al terminar la excursión al otro lado de la ciudad el hombre no estaba allí. “¡Pertev! Me ha dicho que iba al bus, seguro que ha vuelto por donde vinimos.” Intentamos llamarle pero tenía el móvil apagado. Pertev decide rodear con el bus Éfeso e ir en su busca al lugar de partida. Pero cuando llegamos… ¡Horror! ¡Tampoco está allí! Y ha tenido tiempo de sobra para realizar el recorrido. Pertev preguntó a los turcos que allí estaban si habían visto a un hombre con cara de despistado y empapado en la entrada. Un niño nos dice que le vio volver a entrar en Éfeso calado hasta los huesos. Un joven bilbaíno se presta a salir corriendo  y alcanzarle. El Bus no puede entrar dentro de Éfeso, la ciudad es peatonal. Una señora manifiesta que lo mejor es llamar a la policía y denunciar la desaparición. Un jubilado apunta que no recuerda a este hombre en el trayecto desde Hierapolis a aquí. Que quizás aun este en Hierapolis. Un arquitecto de Getxo advierte que él se baja del bus y se queda cuidando esta salida de Éfeso. Insta a que todos actuemos en consonancia llegando a controlar de ese modo todas las salidas de la ciudad, cercando así al veraneante en cuestión. Una mujer mayor recuerda que dos turistas valencianos hace poco desaparecieron en Egipto y no se supo nada más de ellos. El pánico y el nerviosismo se adueñan del bus. Aunque en el fondo creo que la gente está feliz, disfrutan con la aventurilla. Sin embargo, yo me siento extrañamente responsable de lo que ocurre y estoy francamente preocupado. Le ha podido pasar algo. Hace frio y llueve a cantaros. El hombre es mayor. La verdad es que le cogí cariño a este veraneante de mi pueblo natal (Deba).

Pertev, se hace con las riendas de la situación y decide que nadie se baje del bus. Solo faltaba que ahora más gente se empezara a perder al resto del grupo.  Partimos otra vez al lugar de antes en bus. ¡¡Allí está!!¡Alegría! ¡Alborozo!. Nos abrazamos. Hay risas y alivio. Pertev hecha la bronca al susodicho y me lanza una mirada que me cuesta interpretar.

casa de mariaDice el veraneante que no sabe cómo ha encontrado el camino. Que se le habrá bajado la Virgen. Lo cierto es que si algún sitio es el adecuado para que se baje la Virgen ese es Éfeso. Al parecer, según el Vaticano, después de la muerte de Jesucristo, San Juan y María vinieron a vivir a Éfeso.  Es en Éfeso donde San Juan escribe su evangelio al lado de María y donde vivirán hasta el fin de sus días. Donde estuvo su casa hay una pequeña capilla a la que muchos turcos musulmanes peregrinan  el 15 de agosto, cuando se celebra la Asunción de María. Los musulmanes sienten gran estima por María (Mariam).

Desfile en EfesoAntes de salir en avión de Esmirna a Estambul nos llevan a una tienda de ropa. Nos invitan a un raki (sabe a anís Ricard) de cortesía. Pertev, no satisfecho con uno, quizá para superar el mal rato de antes, se ha toma al menos cuatro, que yo hubiese visto. A la salida se le ve que ya tiene el susto totalmente superado.

Vuelo Esmirna-Estambul. Llegamos a la capital de Turquía. Es de madrugada. Nos meten a cantidad de turistas españoles en un bus de dos pisos, los de nuestro grupo más otros muchos turistas españoles que nos resultan desconocidos. Pertev es el responsable de dejar a cada uno de nosotros en nuestros respectivos hoteles. Coge el micro y explica cosas de Estambul entrelazadas con comentarios sobre música típica del lugar y alguna estrofa cantada. Su peculiar tono y comentarios, estridentes para la mayoría de los turistas, se nos hacen a nosotros familiares. Le hemos cogido cariño y las risas socarronas y comentarios sarcásticos de los que no pertenecen a nuestro grupo resultan desagradables y ofensivos a nuestro parecer. Pertev, que generalmente hubiera reaccionado enérgicamente, está anestesiado por el Raki y no responde, sigue cantando. El autobús va haciendo paradas en los hoteles. Pertev se despide de los de su grupo en cada parada con una sonrisa. Llegamos a nuestro hotel. Pertev nos abraza y nos dice, a mi mujer y a mí, que desprendemos una energía muy positiva. Le agradecemos su trabajo y el trato recibido. Hasta siempre Pertev. ¿O no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s